Hormonas, Suplementos y Estilos de Vida

Entradas etiquetadas como ‘tiroides’

Articulo 1. El Problema de los Estrógenos.

La última mitad del siglo pasado y el comienzo de un nuevo milenio han sido para la humanidad épocas muy significativas ya que nos hemos enfrentado a una serie de problemas de salud que en su mayoría son causados por los mismos adelantos de la ciencia y la tecnología. Este nuevo reto que no podemos soslayar porque constituye un grave y costoso asunto de salud pública nos enfrenta a una cruda realidad.

El problema de las hormonas estrogénicas afecta a toda la población; a hombres mujeres y niños: Pero las mujeres y las niñas, son las más afectadas debido a que su tierna y complicada maquinaria reproductiva es altamente sensible a cualquier desbalance de las hormonas reproductivas.

Cada década que pasa las niñas comienzan su ciclo menstrual (menarca) a una edad más temprana. Cada año los problemas del sistema reproductivo son mayores y más complicados. Desde la menarca hasta la menopausia se extiende un largo camino de
problemas y sufrimientos que se originan de trastornos del sistema reproductivo y del funcionamiento de las hormonas. A esa etapa de la vida hormonal activa le llamaremos ventana estrogénica.

Tanto la menopausia como el síndrome premenopáusico constituyen padecimientos modernos que nuestras abuelas no conocieron. En los lenguajes antiguos no existen vocablos que describan tal género de problemas. No es natural que una mujer sufra ni padezca cuando ocurren cambios y procesos naturales que deben ser algo totalmente normales. En países como La China y en los lugares de rularía centrada donde la civilización no ha logrado penetrar, no existen problemas de menopausia, de osteoporosis ni de los serios y graves riesgos que sufren las mujeres de las sociedades civilizadas de padecer cáncer de los órganos reproductivos y del seno. Esta diferencia nos obliga a tratar este tema de manera más urgente.

Según aseguran muchas entidades científicas, Estas modernas enfermedades se deben a la descomunal y poco natural sobreexposición a estrógenos endógenos (los producidos por los ovarios) y exógenos (los que provienen de afuera)

El problema de los estrógenos externos que provienen de diferentes fuentes y los que se consumen en ciertos alimentos son denominados como xenoestrógenos y su presencia es indicio y sinónimo de industrialización y urbanismo. Por ejemplo: las hormonas de crecimiento que se utilizan en la crianza y desarrollo de animales para consumo humano, ciertos abonos y pesticidas que se utilizan en la agricultura, los químicos que se utilizan para potabilizar agua, los residuos de muchas industrias que se vierten en los ríos y en el mar cuyas aguas surten acueductos y donde se pesca comercialmente; en el aire contaminado de los automóviles y de las industrias y como consecuencia del uso de medicamentos esteroidales y de las píldoras anticonceptivas.

Aunque el efecto letal de los estrógenos afecta a toda la población, a los animales y a las plantas, discutiremos el daño potencial para niños y hombres más adelante.
Para los tiempos de nuestras abuelas, la primera menstruación le llegaba a las niñas entre los 14 y los 16 años y para los efectos, podemos decir que la menopausia llegaba entre los 54 y los 59 años. Hoy vemos  tristemente que muchas niñas comienzan a los 9 o diez años y hay muchos casos en que el ciclo comienza a los 6 o 7, lo que desde temprano augura serios y muy graves problemas reproductivos y hormonales. Analicemos algunos de los factores causales:

1. El consumo de proteínas y grasas de origen animal que inducen a los ovarios a producir altos niveles de estrógenos.

2. El contacto y exposición a xenoestrógenos ambientales.

3. El uso de píldoras anticonceptivas y las terapias médicas de HRT.

4. El uso de envolturas y envases de plástico para conservar alimentos.

5. El contacto con solventes industriales y otras sustancias químicas que ocurre en las actividades laborales de casi toda industria.

6. La exposición a gases provenientes de los automóviles.

7. El consumo de agua con altos niveles de contaminación con cloro y trialometanos.

Hay multitud de estudios científicos que vinculan el consumo de proteínas de origen animal a la incidencia de cáncer de mama.
Esta condición está directamente asociada a la exagerada exposición a estrógenos.

En The China Proyect de 1996 se compara la cantidad de proteína consumida en ese país con la que se consume en los Estados Unidos:

Alimento-China- Occidente

Proteina total-64-91
Proteina vegetal-60-27
Fibra-33-10
Carbohidratos complejos-371-120

Incidencia de cáncer de mama-1-70
(Por cada 100,000 habitantes)

Noten el contraste tan marcado en el consumo de proteínas de fuentes animales en las mujeres chinas que consumen un 10% aproximado en comparación a las occidentales que casi llegan a un 30%. Noten que la diferencia en incidencia de cáncer es enorme.

El consumo de harinas y azucares refinados incrementan la absorción de estrógenos debido a que causan estreñimiento y al demorarse la eliminación de muchos de los residuos estrogénicos. En el paso lento de los alimentos se reabsorben y se reciclan cantidades adicionales de grasas (colesteroles) que, si hay saturación de los receptores estrogénicos, se convierten a estrógenos en los procesos digestivos ya que el colesterol es un precursor o materia prima para la formación de estrógeno en el organismo.

Un 94% de los alimentos que consumimos contienen pesticidas que pueden ser convertidos en nuestro cuerpo a xenoestrógenos, y como si fuera poco, los médicos contribuyen en aumentar la ingesta estrogénica cuando recetan estrógenos o HTR que son las terapias de reemplazo hormonal a base de estrógenos y progestinas sintéticas y cuando recomiendan anticonceptivos.

Por: Norman González Chacón

Return Top Page

Anuncios

Las Hormonas maestras de la pituitaria

Uno de los grandes problemas que los adelantos científicos crean en el sistema hormonal es, como señalamos, la ingestión de estrógenos químicos en la dieta. No se puede cuantificar la gran cantidad de problemas endocrinos, reproductivos y hormonales que afectan a la población mundial, pero particularmente a la occidental, justamente donde el adelanto científico es mayor. Por esa razón es que se relacionan estos desajustes hormonales a los cambios sociales y científicos de la época.

La glándula pituitaria ó hipófisis. Fuente imagen: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/esp_imagepages/17227.htm, en diciembre 16 de 2008

Ese pequeño órgano situado en el centro de nuestro cerebro recibe un impacto de doble efecto y su origen responde a dos diferentes intervenciones químicas externas. Se trata de la glándula pituitaria, situada en la base del cerebro y cuya función juega un papel importantísimo en el crecimiento, desarrollo, metabolismo y reproducción. También produce la prolactina y una gran variedad de hormonas de gran significado orgánico como la ACTH (cortirotropin) que estimula las glándulas adrenales para producir cortisol y tirotropina. Estas son dos importantes hormonas que, a su vez, dan la señal a la tiroides para producir hormona tiroidea y hormona lutenizante, hormona estimuladora del folículo que regula la función anulatoria del ovario y la producción de estrógeno y progesterona en la mujer así como la producción de testosterona y esperma en los hombres.

Tan escondida está esa glándula en el cerebro que es de difícil acceso para fines de operaciones quirúrgicas y otras intervenciones mecánicas o accidentales. Sin embargo, los desajustes estrogénicos y las anestesias dentales tienen acceso fácil a través de una red de nervios que se encuentra justamente debajo de los ojos y por encima de la glándula. Al igual que ocurre con la próstata en los varones, un agrandamiento similar de la glándula pineal en las edades críticas de 40 a los 50, es la razón de los trastornos visuales que surgen en esas edades.

Estudios hechos en miles de autopsias, descubrieron que entre un 25 y un 30 por ciento de la población americana tiene pequeños prolactinomas que aumentan la producción de prolactina y trastornan muchas de las funciones hormónales y sexuales.

En las mujeres altos niveles de prolactina frecuentemente causan problemas de fertilidad y cambios en la menstruación. En ciertas mujeres se altera el equilibrio de las hormonas, provocando pérdida de libido (interés sexual) y dolor en las relaciones sexuales por resequedad de la vagina, cambios en el carácter y en la personalidad los cuales tienen su origen muchas ocasiones en disfunciones de la pituitaria.

En los hombres, el síntoma más común de la prolactina es la impotencia. Debido a que los hombres no tienen indicadores visibles como la menstruación que fijen el ciclo, los varones retardan la visita al médico y hasta que no tienen alguna disfunción grave no reconocen su condición ni acuden en busca de ayuda hasta que empeora y se afecta la vista, la presión arterial o caen en impotencia sexual.

La secreción de prolactina es normalmente suprimida por el químico del cerebro llamado dopamina. Cualquier droga que suprima la dopamina, bloquee su efecto o consuma las reservas de dopamina en el cerebro, puede causar que la pituitaria segregue prolactina. Estas drogas incluyen los más comunes tranquilizantes como trifluoperazine (Stelazine) y haloperidol (Haidol), menociopramide (Reglan) que se usa para tratar el reflujo gastroencefálico y las náuseas causadas por ciertas drogas anticáncer. Menos común, alphamethydopa y reserpina usados para controlar la hipertensión afectan aunque en menor grado la función hipofisaria.

Las anestesias mentales, los estrógenos de la alimentación moderna a base de derivados animales, lácteos, detergentes químicos, inhaladores histamínicos, bronco-dilatadores, desodorantes comerciales y otros químicos que impiden una buena función hipofisaria.

Las intervenciones dentales que más afectan son las extracciones de cordales, las cirugías de la raíz del nervio, las ortodoncias maxilares laterales y las extracciones múltiples que requieren altas dosis de anestesias.

Debido a que muchas de estas intervenciones son inevitables, el mejor preventivo es cuidar meticulosamente la salud oral para evitar mayores daños que requieran intervenciones más complicadas. Antes y después de toda intervención que requiera anestesia se debe producir una desintoxicación natural del área afectada. Así se asegura un buen drenaje de los tóxicos residuales de las anestesias y de los antibióticos.

Dr. Norman’s González

Como sacar provecho de la crema de progesterona

Las hormonas son mensajeras que conectan los diferentes sistemas endocrinos con información clave que desde el cerebro organiza órganos y sistemas.

En la Mujer.
Las hormonas en la mujer son como la gasolina en el automóvil. Una mujer sin hormonas es como un auto sin gasolina. Cuando bajan las hormonas, la mujer más amorosa y dulce se vuelve huraña, irritable con extremos en el estado de ánimo, ansiedad o depresión. Muchos de los problemas de depresión que son tratados con drogas psicoactivas se pueden resolver normalizando las hormonas.

La progesterona es la hormona de la alegría, de la juventud, de la piel bella y lozana; de cabellos y uñas saludables. Es la hormona que llena los senos, que da energía y permite un buen descanso y un pleno disfrute de la energía sexual.

La progesterona es la hormona que permite que un embarazo llegue a feliz término. La progesterona contrarresta los estrógenos químicos que son los causantes de quistes, endometriosis, cervicitis, cáncer y fibroquistes del seno. Por causa de altos niveles de estrógeno es que tantas mujeres han perdido su matriz sus ovarios, muchas han perdido sus senos y otras la vida.

Los estrógenos químicos se encuentran en la mayoría de los alimentos que contienen pollo, leche, huevos, carne y en los derivados de estos productos.

Otros efectos del estrógeno químico que la progesterona puede corregir son los atrasos y adelantos de la regla mensual, los dolores y las contracciones del útero, los sangrados profusos o la ausencia de la regla, en ciertos meses del año.

Toda mujer desde su primera menstruación, si resulta dolorosa, necesita progesterona. Antes, durante y en el periodo de la menopausia, necesita progesterona.

Algunas mujeres que no tienen compañero y, por lo tanto, no están activas sexualmente, necesitan un poco de testosterona 3 veces a la semana. Si el esposo tiene vasectomía o utilizan preservativos, para evitar un embarazo, la testosterona debe ser usada para activar los receptores de progesterona y estimular los sensores vaginales que ayudan a lubricar y evitar la resequedad vaginal. La testosterona junto al uso de la progesterona, activa el deseo y prepara las zonas sexuales para una relación adecuada y placentera.

Uso Adecuado.
La Progesterona se usa por 25 días al mes y la dosis diaria puede variar de acuerdo a las necesidades individuales. Se descansa por 4 o 5 días que puede ser el periodo de la regla y luego se reanuda su uso.
Usted puede medir la dosis del día de acuerdo a la cantidad de pasta dental que regularmente se utiliza en el cepillo de dientes. Esa cantidad se introduce en el ombligo o se reparte entre el ombligo y la tiroides, que queda en el área del cuello en la parte del frente.
Si ha tenido problemas de tiroides o si se le ha hecho difícil bajar de peso, puede aplicarla en el área del cuello, donde se encuentra la glándula tiroidea.

La progesterona se puede usar en muchas partes del cuerpo: si hay celulitis o arrugas, puede aplicarla en la cara, en el cuello o en cualquier lugar que se quiera mejorar, simultáneamente. Debido a que la progesterona acelera el metabolismo de la tiroides, fomenta la pérdida de peso, ayuda a eliminar la grasa acumulada en el abdomen y en otras áreas susceptibles, donde se almacena grasa.

Los estudios disponibles señalan que la progesterona ayuda a bajar los niveles de grasas; colesterol y triglicéridos, debido a que las hormonas sexuales se derivan a partir del colesterol.

Advertencia de efectos secundarios.
Al comienzo o a los pocos días de comenzar el uso de la progesterona los senos  comienzan a llenarse. Esta es la señal de que ya los estrógenos están siendo dominados por la progesterona y comienzan los cambios favorables. O sea, que los efectos de la progesterona son altamente beneficiosos y bienvenidos. Durante esos días se puede caer un poco de cabello, es porque el pelo se renueva y sale brilloso y saludable. Si al principio sangra o se adelanta la regla, no se preocupe porque la progesterona estabiliza los procesos menstruales.

Uso de la Testosterona.
La testosterona ayuda a despertar las hormonas sexuales y a una mejor absorción de la progesterona. Las mujeres la pueden usar solo en el ombligo y por 2 o 3 días a la semana.

Dosis de Progesterona a Usarse.
La dosis de progesterona en mujeres normales sanas es de una vez por día. La dosis en mujeres con menopausia es de 2 veces al día y en mujeres con quistes, endometriosis o infertilidad, es de tres a cuatro veces al día. Siempre debe aplicarse en el ombligo o en las áreas indicadas.
En hombres y mujeres que estén perdiendo mucho cabello y que tienen zonas claras en el cuero cabelludo, se puede aplicar la progesterona directamente al cabello y a la raíz.

Mujeres.
En mujeres que tienen irritaciones vaginales por falta de lubricación adecuada, se puede aplicar la progesterona y la testosterona directamente a las áreas púbicas alrededor de la vagina y en el área peri-anal, entre la vagina y el ano.

Advertencia a los hombres.
Hombres con disfunción eréctil o próstata inflamada, niveles altos de PSA* o tumores prostáticos, deben comenzar con progesterona  1000, hasta que bajen los niveles de PSA* a normales o hasta que se produzcan erecciones mañaneras. Al mes de usar progesterona o cuando los niveles de PSA* estén bajo lo normal, pueden comenzar con testosterona y progesterona a la vez. Una en la mañana y la otra en la tarde.
Mujeres y hombres que muestran signos de infertilidad deben disminuir o eliminar el uso de alimentos estrogénicos como la soya, leche, huevos, pollo y carnes, hasta después de los 7 meses de embarazo y aplicar la Progesterona y la testosterona 2 o 3 veces al día, hasta el séptimo mes de embarazo por lo menos.

La testosterona es la hormona predominante en el varón. Es la que produce las características que hacen diferente el cuerpo, la voz, el sexo y las facciones del hombre, al de la mujer. La testosterona es la hormona del deseo sexual en hombres y mujeres. Las mujeres necesitan la testosterona masculina para estimular su sistema reproductivo al igual que los hombres necesitan la progesterona, para contrarrestar los estrógenos que debilitan el impulso sexual en los hombres.

El dominio estrogénico es causado por los altos niveles de estrógeno que se reciben a través del consumo de las carnes de animales y sus derivados que contienen hormonas estrogénicas. Las hormonas estrogénicas se añaden a la crianza de aves y animales para acelerar el proceso de crecimiento en las granjas. Cuando estas hormonas llegan al cuerpo humano, aceleran el crecimiento de los niños y los maduran sexualmente antes de tiempo. Madurar antes es igual a envejecer antes de tiempo. Los hombres comienzan a perder hormonas y fuerza vital desde los 28 años.

La disfunción eréctil es una condición resultante de la pérdida temprana de hormonas, entre otras cosas. Nuestros abuelos no sufrieron de ese problema porque en sus tiempos no se conocían estos químicos y la gente comía animales del patio sin hormonas. Para frenar el efecto negativo de los estrógenos se usa la progesterona natural y luego la testosterona natural.

Los estrógenos son responsables de la esterilidad creciente de hombres y mujeres y de la gran incidencia de quistes en matriz, ovarios y senos, además del gran auge de cáncer de próstata en los hombres. Las hormonas naturales son una protección poderosa contra estos males modernos. La vida sexual de hombres y mujeres se enriquece grandemente con la progesterona y la testosterona.

Los científicos están conectando con éxito la relación de las hormonas masculinas con la respuesta sexual de la mujer. Los estudios revelan que la sexualidad de la mujer depende tanto de las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona, como de la hormona masculina testosterona.

La ciencia cree que este fenómeno se debe a la pérdida de la síntesis de estrógeno que ocurre en los ovarios cuando se acerca la menopausia y a la falta de ovarios cuando se hace la histerectomía. A esta condición se le denomina el síndrome de deficiencia androgénica femenina (FADS-Female Androgen Deficirncy Sindrome) similar al síndrome o desorden hipoactivo del deseo sexual (Hypoactive Sexual Desire Disorder) que afecta a un gran por ciento de las mujeres y se ha asociado además, a altos niveles de estrógenos acumulados en los sensores que impiden el balance androgénico adecuado. Tanto la menopausia como las histerectomías y los quistes ováricos o endometriosis, alteran el funcionamiento de más de un 90% del DHEA que circulan en la sangre y de un 30-40% de la testosterona circulante que puede convertirse en Dehydrotestosterone (DHT) que es la que produce las feromonas que atraen al sexo opuesto.

Cuando los varones disminuyen su producción de andrógenos o de testosterona, se reduce en la misma proporción la atracción sexual mutua de la pareja. Debido a que la medicina moderna no ha incorporado todavía las hormonas naturales a la farmacopea, los estudios que se llevan a cabo con terapias hormonales sintéticas no producen resultados óptimos y seguros por lo que la FDA no ha aprobado su uso comercial.

Por tal razón, no existe ningún medicamento seguro que ayude a estos hombres y mujeres a mejorar la pérdida de su interés sexual en esas etapas tan importantes de su vida que no sea la progesterona natural. Las hormonas naturales han resuelto el problema de miles de parejas, hombres y mujeres que han despertado nuevamente a una etapa de interés común, de romanticismo y de química amorosa que se había perdido y para la cual no había remedio. Por esas razones, tanto hombres como mujeres, aunque no estén activos sexualmente necesitan estas sexo-hormonas.

La progesterona ayuda a controlar los síntomas de la artritis, el lupus, la esclerodermia y otras enfermedades autoinmunes. Está comprobado que estas condiciones desaparecen cuando la mujer queda embarazada porque durante esa etapa los niveles de progesterona en la sangre hacen desaparecer muchas enfermedades inflamatorias. Sin progesterona no se absorbe calcio y sin calcio las articulaciones y los huesos, no funcionan adecuadamente.

La Tiroides.
La mayor parte de los problemas de tiroides ocurren cuando los ovarios dejan de enviar la señal de ovulación a la tiroides. Esta comienza a crecer para enviar una mayor cantidad de hormona estimuladora del folículo, (FSH) y al no recibir respuesta del ovario se hipertrofia. En esos casos, se puede poner un poco de progesterona en el cuello en el area de la tiroides.

La depresión emocional.
La mayoría de las personas que sufren depresiones o esquizofrenia presentan bajos niveles de hormonas cerebrales. El uso de progesterona con porciones de testosterona han demostrado que estimulan la producción de hormonas cerebrales serotonina, dopamina, epinefrina y da un alivio inmediato a personas que sufren de estas condiciones y que han tenido que utilizar drogas químicas para mantener el equilibrio mental y físico.

Para mas información hacer click en los links indicados mas abajo:

Progesterona

Testosterona