Hormonas, Suplementos y Estilos de Vida

Entradas etiquetadas como ‘ansiedad’

Progesterona vs. Estrógeno ¿Cuál es su necesidad real?

El tema de las hormonas es un asunto de candente actualidad y de una importancia transcendental en la buena salud de todos. Dichas substancias son portadoras de importantes mensajes que tienen que ver con todas las funciones fisiológicas del organismo. El estradiol, el estriol, la progesterona, la testonerona, la dehidroepiandoesterona (DHEA), la androstenoidina y el cortisol son las siete hormonas de más relevancia en las funciones sexuales del cuerpo humano. Así como la insulina es una hormona importantísima en el metabolismo de la glucosa y tiene que ser suplida, así es necesario que se suplan las hormonas sexuales cuando por alguna razón no estén disponibles.

Debido a la gran proliferación de hormonas estrogénicas en los alimentos comercializados de la dieta occidental, la progesterona se convierte en el catalizador hormonal de más importancia en la salud sexual de la mujer moderna. Es el elemento de mayor trascendencia en la hiperestrogenia que sufre un 95 por ciento de la población occidental: hombres, mujeres y niños.

Los estrógenos y la progesterona se complementan químicamente para producir un balance armónico de los indicadores hormonales que son responsables de una buena función endocrina y sexual. La progesterona se produce en el cuerpo lúteo de los ovarios previo a la ovulación y se incrementa hasta convertirse en la hormona gonadal dominante en las últimas dos semanas del ciclo menstrual.

Esta hormona es necesaria para la supervivencia del óvulo fertilizado, del embrión formado y del feto en desarrollo durante todo el período de gestación cuando la síntesis progesterona se produce desde la placenta. Cuando se han removido la matriz y los ovarios o han dejado de producir hormonas por hallarse en la etapa de cambio, una correcta suplementación es necesaria para mantener una buena salud en esas etapas tan importantes de la vida que inicia una segunda fase de experiencias vitales.

Si enfocamos el problema desde la perspectiva nutricional, no debemos olvidar que los elementos antagonizadores que crean el desbalance son los estrógenos que antagonizan con la progesterona. Las píldoras anticonceptivas, las carnes, el pollo, los huevos, la leche y los estrógenos conjugados o sintéticos, a los que se suman los xenoestrógenos del ambiente, son los responsables directos de estos trastornos que convergen en el síndrome. Debido a que es muy difícil librarnos de los xenoestrógenos, porque están en todas partes y los inhalamos y absorbemos sin querer, podemos hacer un esfuerzo por neutralizarlos con una buena alimentación lo más natural posible.

El primer paso para establecer la normalidad del sistema es eliminar totalmente la ingestión de estos productos hasta que las hormonas naturales se estabilicen en sus niveles normales. El segundo paso es verificar la estabilidad del estrógeno mediante la prueba “Evalu-8” que es capaz de separar los niveles de las siete hormonas básicas mencionadas y que perfila las necesidades específicas del paciente. Esta prueba además de advertir sobre las necesidades estrogénicas particulares, define los parámetros hormonales en las fases donde justamente se pierde el control.
Este gran paso en la terapia de remplazo natural no ofrece los efectos secundarios de las progestinas sintéticas (Provera, Premarín y otras), cuyos principales constituyentes son precisamente los estrógenos. Si en ves de adivinar o introducir más estrógenos al sistema lo que puede provocar quistes en los ovarios y en los senos y fibromas en la matriz, balanceamos con las progesteronas naturales, se elimina también la tendencia estrógenica de que ocurra cáncer de seno, matriz y ovarios, osteoporosis y todo el mosaico de síntomas que acompañan al síndrome premenstrual (PMS).

Debido a que estos desajustes hormonales tienen una estrecha relación con la alimentación, es importante añadir que la síntesis de la progesterona se origina en el ovario como un subproducto del colesterol que a su vez se sintetiza de los acetatos. Estos últimos son fragmentos bicarbonatados que se obtienen del catabolismo de los azúcares y ácidos grasos. Es muy significativo que de las mismas fuentes se deriven las hormonas sexuales y los corticoesteroides.

Esto confirma la hipótesis naturológica que siempre hemos sostenido de que el colesterol derivado de fuentes animales (LDL y VLDL), no son las mejores fuentes para que el organismo produzca sus hormonas sexuales debido precisamente a su baja densidad y a su peligrosidad en convertirse en problemas circulatorios, de alta presión arterial, artritis y osteoporosis. La relación de una buena salud hormonal y el metabolismo del colesterol, son objeto de intensos estudios que los analizan en conjunto.

Como señalamos en artículos anteriores ni los hombres ni los niños se escapan de los efectos dañinos de los estrógenos. Ya se pueden ver los estragos hormonales en las estadísticas de salud que indican un progresivo aumento de cáncer de próstata, de los testículos y de los senos en hombres cuyas tendencias sintomatológicas se parecen a los de las mujeres. Por esta razón, la terapia de remplazo hormonal hay que extenderla, sin dilación a todo varón que presente síntomas de impotencia, de depresión emocional, de agrandamiento o endurecimiento de los testículos o de eyaculaciones anormales.

Las quejas más frecuentes en las mujeres son: cansancio, retención de líquidos, aumento de peso, inflamación de los senos, depresiones y ansiedad intermitente, pérdida de libido (deseo sexual), irregularidades diversas del ciclo menstrual, fibromas en la matriz y los ovarios, tumores o quistes en los senos, retención de agua y gases en muslos y cadera, jaqueca recurrentes y dolores agudos en las articulaciones.

Muchas mujeres resuelven parcialmente el problema suplementario con progestinas químicas que les receta su médico y que están hechas de placenta y de orinas de yegua preñada. Esto puede ser un alivio temporero, pero estas hormonas sintéticas no cumplen con todos los requisitos hormonales del cuerpo humano para funcionar correctamente y evitar sufrir los problemas mencionados. Nuestra recomendación es hacer una prueba de las siete hormonas para determinar su producción y así suplementar en las que se requiera.

Cada día más mujeres recurren a los Fito-estrógenos para un remplazo natural de hormonas. Sin embargo, la mayoría de los que se consiguen en el mercado son estrógenos lo que, en vez de resolver el problema, puede agravarlo si no se usan correctamente o si el organismo, por diferentes razones, no puede convertirlos. Por esa razón, cada uno debe ser evaluado individualmente y suplementado de acuerdo a sus necesidades.

Por: Norman González

Anuncios

¿Existe la menopausia masculina?

La mayoría de los hombres desconoce que existe y tres de cada cuatro que consultan a su médico por sus síntomas no reciben tratamiento. Es la andropenia, más conocida como andropausia, el síndrome clínico y bioquímico de la madurez masculina debido al descenso en los niveles de las hormonas.
Por Ricardo Goncebat /EFE

¿Tienes a menudo dolor articular y muscular, cansancio físico y problemas de sueño? ¿Sudas en exceso y te sofocas sin esfuerzo? ¿Se han reducido la frecuencia de tus relaciones sexuales, la intensidad de tus orgasmos, así como su libido y placer al hacer el amor? ¿Sus erecciones, rendimiento laboral y concentración también decaen? ¿Te invade la tristeza? ¿Tu barba crece menos?

Si has superado la cuarta década de vida y padeces al menos tres de estos síntomas, puede sufrir de andropenia, un término médico con el que se denomina al conjunto de desórdenes que sufre el varón debido al declive de la hormona Testosterona.

¿Qué no has oído hablar nunca de este trastorno? No eres el único: según la Primera Encuesta sobre Salud del Hombre y Andropenia, el 70,2 por ciento de los varones españoles entre 45 y 74 años no conoce el problema, si bien más de la mitad de ellos tienen síntomas compatibles con este síndrome, que afecta no sólo a la calidad de vida, sino a funciones físicas y mentales.

La encuesta también revela que “un alto porcentaje de hombres, el 76,9 por ciento, con síntomas compatibles con andropenia considera que éstos se pueden tratar, aunque sólo el 22,8 por ciento consultan al especialista por esta razón.

La andropenia (del griego andro: varón; y penia: carencia) es un síndrome clínico y bioquímico que se desarrolla con el envejecimiento, se relaciona con una deficiencia en los niveles de andrógenos y puede alterar significativamente la salud.

Incluso entre los hombres que han oído hablar de la andropenia, su conocimiento no es del todo correcto, pues la gran mayoría lo identifica sólo con la “función sexual”, cuando en realidad este síndrome afecta adversamente a la función de múltiples sistemas orgánicos, involucrando además de síntomas sexuales, diversos trastornos psíquicos, neurológicos, vasomotores y locomotores.

PELIGRO: TESTOSTERONA EN DECLIVE

Este desconocimiento redunda en que si bien un alto porcentaje de hombres presenta síntomas compatibles con la andropenia, la mayoría los consideran “normales” a partir de cierta edad.

La encuesta también ha mostrado que casi el 70 por ciento no ha oído hablar de los tratamientos con Testosterona, y entre los que sí afirman tener conocimiento de estas terapias hormonales, más de la mitad los relaciona con el dopaje deportivo.

A diferencia de lo que sucede en la mujer, no se puede precisar un momento en la vida del hombre en el que aparezca la andropenia, ya que las alteraciones de la secreción de hormonas en función de la edad son muy distintas.

Mientras que el ovario femenino agota en un momento dado su reserva de células germinales, las cuales producen los óvulos, y de células endocrinas que producen las hormonas, el testículo masculino puede conservar sus células durante toda la vida, aunque disminuyan progresivamente en número y función.

A partir de los 40 años, en el hombre comienzan a declinar los niveles de andrógenos y concretamente de la testosterona, la cual disminuye a un ritmo de 1,2 por ciento anual, según los estudios. Una proporción importante de varones en torno a los 50 años presenta concentraciones de testosterona inferiores a lo normal.

Según explica el doctor Ander Astobieta, urólogo del Hospital de Galdakano de Vizcaya, “en el hombre el descenso de los niveles hormonales no es universal, sino que se produce de forma lenta y sus síntomas son sutiles e insidiosos”.

“No todos los hombres sufrirán andropenia pero un alto porcentaje, presenta síntomas compatibles con ésta”, comenta el doctor Venancio Chantada, del Servicio de Urología del Complejo Universitario Hospitalario Juan Canalejo de A Coruña.

“Dependiendo del grado de alteración, en muchos casos la andropenia puede ser incapacitante no sólo en la esfera sexual sino también en la esfera psicológica, familiar o con respecto al aparato locomotor y cardiovascular”, señala el experto.

Las manifestaciones clínicas de la andropenia son difíciles de identificar porque…

SE REQUIERE UN ESTUDIO COMPLETO

Las manifestaciones clínicas de la andropenia son difíciles de identificar porque coinciden con otros cambios relacionados con el envejecimiento. Por ello, para diagnosticar un déficit androgénico se debe realizar un estudio bioquímico para determinar el nivel de testosterona libre o bíodisponible.

Para un adecuado diagnóstico, deben presentarse unos signos clínicos que deben correlacionarse con los datos de laboratorio.

“Si un paciente refiere síntomas de una posible andropenia debe acudir al médico para efectuarse un estudio, que debe incluir una historia clínica, una exploración física, y pruebas de laboratorio como la determinación de testosterona total y libre, un hemograma completo, glucosa, lípidos y PSA”, señala Astobieta.

En cuanto a la solución del problema, el doctor Ignacio Moncada, jefe de Andrología del Servicio de Urología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, señala que “el tratamiento consiste en restituir mediante fármacos los niveles de Testosterona que están deficitarios para ponerlos dentro de la normalidad”.

Según Moncada “no hay un límite de edad para recibir este tipo de tratamiento siempre que las indicaciones sean claras. En todos los casos, debe ser realizado bajo estricto control médico. Los efectos del tratamiento se monitorizarán cada tres meses y después cada seis meses o un año, de forma personalizada”.

Para algunos expertos, el también denominado “climaterio masculino”, se está ignorando, como hace décadas sucedía con la menopausia femenina, y hay que revertir esas deficiencias de información, igual que sucede con las de Testosterona.

Como sacar provecho de la crema de progesterona

Las hormonas son mensajeras que conectan los diferentes sistemas endocrinos con información clave que desde el cerebro organiza órganos y sistemas.

En la Mujer.
Las hormonas en la mujer son como la gasolina en el automóvil. Una mujer sin hormonas es como un auto sin gasolina. Cuando bajan las hormonas, la mujer más amorosa y dulce se vuelve huraña, irritable con extremos en el estado de ánimo, ansiedad o depresión. Muchos de los problemas de depresión que son tratados con drogas psicoactivas se pueden resolver normalizando las hormonas.

La progesterona es la hormona de la alegría, de la juventud, de la piel bella y lozana; de cabellos y uñas saludables. Es la hormona que llena los senos, que da energía y permite un buen descanso y un pleno disfrute de la energía sexual.

La progesterona es la hormona que permite que un embarazo llegue a feliz término. La progesterona contrarresta los estrógenos químicos que son los causantes de quistes, endometriosis, cervicitis, cáncer y fibroquistes del seno. Por causa de altos niveles de estrógeno es que tantas mujeres han perdido su matriz sus ovarios, muchas han perdido sus senos y otras la vida.

Los estrógenos químicos se encuentran en la mayoría de los alimentos que contienen pollo, leche, huevos, carne y en los derivados de estos productos.

Otros efectos del estrógeno químico que la progesterona puede corregir son los atrasos y adelantos de la regla mensual, los dolores y las contracciones del útero, los sangrados profusos o la ausencia de la regla, en ciertos meses del año.

Toda mujer desde su primera menstruación, si resulta dolorosa, necesita progesterona. Antes, durante y en el periodo de la menopausia, necesita progesterona.

Algunas mujeres que no tienen compañero y, por lo tanto, no están activas sexualmente, necesitan un poco de testosterona 3 veces a la semana. Si el esposo tiene vasectomía o utilizan preservativos, para evitar un embarazo, la testosterona debe ser usada para activar los receptores de progesterona y estimular los sensores vaginales que ayudan a lubricar y evitar la resequedad vaginal. La testosterona junto al uso de la progesterona, activa el deseo y prepara las zonas sexuales para una relación adecuada y placentera.

Uso Adecuado.
La Progesterona se usa por 25 días al mes y la dosis diaria puede variar de acuerdo a las necesidades individuales. Se descansa por 4 o 5 días que puede ser el periodo de la regla y luego se reanuda su uso.
Usted puede medir la dosis del día de acuerdo a la cantidad de pasta dental que regularmente se utiliza en el cepillo de dientes. Esa cantidad se introduce en el ombligo o se reparte entre el ombligo y la tiroides, que queda en el área del cuello en la parte del frente.
Si ha tenido problemas de tiroides o si se le ha hecho difícil bajar de peso, puede aplicarla en el área del cuello, donde se encuentra la glándula tiroidea.

La progesterona se puede usar en muchas partes del cuerpo: si hay celulitis o arrugas, puede aplicarla en la cara, en el cuello o en cualquier lugar que se quiera mejorar, simultáneamente. Debido a que la progesterona acelera el metabolismo de la tiroides, fomenta la pérdida de peso, ayuda a eliminar la grasa acumulada en el abdomen y en otras áreas susceptibles, donde se almacena grasa.

Los estudios disponibles señalan que la progesterona ayuda a bajar los niveles de grasas; colesterol y triglicéridos, debido a que las hormonas sexuales se derivan a partir del colesterol.

Advertencia de efectos secundarios.
Al comienzo o a los pocos días de comenzar el uso de la progesterona los senos  comienzan a llenarse. Esta es la señal de que ya los estrógenos están siendo dominados por la progesterona y comienzan los cambios favorables. O sea, que los efectos de la progesterona son altamente beneficiosos y bienvenidos. Durante esos días se puede caer un poco de cabello, es porque el pelo se renueva y sale brilloso y saludable. Si al principio sangra o se adelanta la regla, no se preocupe porque la progesterona estabiliza los procesos menstruales.

Uso de la Testosterona.
La testosterona ayuda a despertar las hormonas sexuales y a una mejor absorción de la progesterona. Las mujeres la pueden usar solo en el ombligo y por 2 o 3 días a la semana.

Dosis de Progesterona a Usarse.
La dosis de progesterona en mujeres normales sanas es de una vez por día. La dosis en mujeres con menopausia es de 2 veces al día y en mujeres con quistes, endometriosis o infertilidad, es de tres a cuatro veces al día. Siempre debe aplicarse en el ombligo o en las áreas indicadas.
En hombres y mujeres que estén perdiendo mucho cabello y que tienen zonas claras en el cuero cabelludo, se puede aplicar la progesterona directamente al cabello y a la raíz.

Mujeres.
En mujeres que tienen irritaciones vaginales por falta de lubricación adecuada, se puede aplicar la progesterona y la testosterona directamente a las áreas púbicas alrededor de la vagina y en el área peri-anal, entre la vagina y el ano.

Advertencia a los hombres.
Hombres con disfunción eréctil o próstata inflamada, niveles altos de PSA* o tumores prostáticos, deben comenzar con progesterona  1000, hasta que bajen los niveles de PSA* a normales o hasta que se produzcan erecciones mañaneras. Al mes de usar progesterona o cuando los niveles de PSA* estén bajo lo normal, pueden comenzar con testosterona y progesterona a la vez. Una en la mañana y la otra en la tarde.
Mujeres y hombres que muestran signos de infertilidad deben disminuir o eliminar el uso de alimentos estrogénicos como la soya, leche, huevos, pollo y carnes, hasta después de los 7 meses de embarazo y aplicar la Progesterona y la testosterona 2 o 3 veces al día, hasta el séptimo mes de embarazo por lo menos.

La testosterona es la hormona predominante en el varón. Es la que produce las características que hacen diferente el cuerpo, la voz, el sexo y las facciones del hombre, al de la mujer. La testosterona es la hormona del deseo sexual en hombres y mujeres. Las mujeres necesitan la testosterona masculina para estimular su sistema reproductivo al igual que los hombres necesitan la progesterona, para contrarrestar los estrógenos que debilitan el impulso sexual en los hombres.

El dominio estrogénico es causado por los altos niveles de estrógeno que se reciben a través del consumo de las carnes de animales y sus derivados que contienen hormonas estrogénicas. Las hormonas estrogénicas se añaden a la crianza de aves y animales para acelerar el proceso de crecimiento en las granjas. Cuando estas hormonas llegan al cuerpo humano, aceleran el crecimiento de los niños y los maduran sexualmente antes de tiempo. Madurar antes es igual a envejecer antes de tiempo. Los hombres comienzan a perder hormonas y fuerza vital desde los 28 años.

La disfunción eréctil es una condición resultante de la pérdida temprana de hormonas, entre otras cosas. Nuestros abuelos no sufrieron de ese problema porque en sus tiempos no se conocían estos químicos y la gente comía animales del patio sin hormonas. Para frenar el efecto negativo de los estrógenos se usa la progesterona natural y luego la testosterona natural.

Los estrógenos son responsables de la esterilidad creciente de hombres y mujeres y de la gran incidencia de quistes en matriz, ovarios y senos, además del gran auge de cáncer de próstata en los hombres. Las hormonas naturales son una protección poderosa contra estos males modernos. La vida sexual de hombres y mujeres se enriquece grandemente con la progesterona y la testosterona.

Los científicos están conectando con éxito la relación de las hormonas masculinas con la respuesta sexual de la mujer. Los estudios revelan que la sexualidad de la mujer depende tanto de las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona, como de la hormona masculina testosterona.

La ciencia cree que este fenómeno se debe a la pérdida de la síntesis de estrógeno que ocurre en los ovarios cuando se acerca la menopausia y a la falta de ovarios cuando se hace la histerectomía. A esta condición se le denomina el síndrome de deficiencia androgénica femenina (FADS-Female Androgen Deficirncy Sindrome) similar al síndrome o desorden hipoactivo del deseo sexual (Hypoactive Sexual Desire Disorder) que afecta a un gran por ciento de las mujeres y se ha asociado además, a altos niveles de estrógenos acumulados en los sensores que impiden el balance androgénico adecuado. Tanto la menopausia como las histerectomías y los quistes ováricos o endometriosis, alteran el funcionamiento de más de un 90% del DHEA que circulan en la sangre y de un 30-40% de la testosterona circulante que puede convertirse en Dehydrotestosterone (DHT) que es la que produce las feromonas que atraen al sexo opuesto.

Cuando los varones disminuyen su producción de andrógenos o de testosterona, se reduce en la misma proporción la atracción sexual mutua de la pareja. Debido a que la medicina moderna no ha incorporado todavía las hormonas naturales a la farmacopea, los estudios que se llevan a cabo con terapias hormonales sintéticas no producen resultados óptimos y seguros por lo que la FDA no ha aprobado su uso comercial.

Por tal razón, no existe ningún medicamento seguro que ayude a estos hombres y mujeres a mejorar la pérdida de su interés sexual en esas etapas tan importantes de su vida que no sea la progesterona natural. Las hormonas naturales han resuelto el problema de miles de parejas, hombres y mujeres que han despertado nuevamente a una etapa de interés común, de romanticismo y de química amorosa que se había perdido y para la cual no había remedio. Por esas razones, tanto hombres como mujeres, aunque no estén activos sexualmente necesitan estas sexo-hormonas.

La progesterona ayuda a controlar los síntomas de la artritis, el lupus, la esclerodermia y otras enfermedades autoinmunes. Está comprobado que estas condiciones desaparecen cuando la mujer queda embarazada porque durante esa etapa los niveles de progesterona en la sangre hacen desaparecer muchas enfermedades inflamatorias. Sin progesterona no se absorbe calcio y sin calcio las articulaciones y los huesos, no funcionan adecuadamente.

La Tiroides.
La mayor parte de los problemas de tiroides ocurren cuando los ovarios dejan de enviar la señal de ovulación a la tiroides. Esta comienza a crecer para enviar una mayor cantidad de hormona estimuladora del folículo, (FSH) y al no recibir respuesta del ovario se hipertrofia. En esos casos, se puede poner un poco de progesterona en el cuello en el area de la tiroides.

La depresión emocional.
La mayoría de las personas que sufren depresiones o esquizofrenia presentan bajos niveles de hormonas cerebrales. El uso de progesterona con porciones de testosterona han demostrado que estimulan la producción de hormonas cerebrales serotonina, dopamina, epinefrina y da un alivio inmediato a personas que sufren de estas condiciones y que han tenido que utilizar drogas químicas para mantener el equilibrio mental y físico.

Para mas información hacer click en los links indicados mas abajo:

Progesterona

Testosterona