Hormonas, Suplementos y Estilos de Vida

INTRODUCCION


Las hormonas y sus efectos es una recopilación de artículos creados y redactados por el Naturópata Norman González Chacón. En su mayoría fueron redactados como artículos periodísticos independientes para ser publicados en la prensa y luego se unieron para formar este compendio de información de extraordinaria transcendencia para la salud de la población femenina.

LA HIPERESTROGENEMIA

El problema de los desajustes hormonales es uno de los grandes conflictos orgánicos que afectan a la humanidad y que no son fáciles de resolver. Estos a su vez causan otros innumerables problemas de salud que van desde trastornos endocrinos, disfunciones de identidad sexual, incidencia de separaciones y divorcios, de enfermedades neurológicas, psiquiátricos, de infertilidad, de sobrepeso, y de muchos otros trastornos que son innumerables. La situación es tan seria que puede ser considerada como uno de los problemas de Salud Pública de primer orden en el mundo. No por su mortalidad, porque a diferencia del SIDA, no es letal, pero sus efectos son tan diversos y sus connotaciones socio-patológicas tan abarcantes que no puede ser medido en estadísticas.

Hace poco más de cincuenta años comenzaron a usarse las hormonas en la alimentación, en la medicina, en la agricultura y en la industria. La mayor parte de las hormonas provienen de fuentes sintéticas y de productos químicos domésticos e industriales, de los plásticos y de medicamentos hormonales y esteroidales como las píldoras anticonceptivas, los estrógenos conjugados y otras hormonas. Los estrógenos químicos y sintéticos se denominan xenoestrogenos y se encuentran en muchos de los artículos de uso cotidiano como en la vaselina, en los lápices labiales y otros cosméticos, en algunos jabones, insecticidas, en las envolturas de plástico y en los alimentos más comunes como las carnes, los huevos y el pollo. Otro tipo de estrógenos se obtienen de las plantas, de ciertos granos como la soya y sus derivados y de ciertos cereales. Se les denomina fitoestrogenos.

Debido a que las hormonas son mensajeras orgánicas que se encargan de la mayoría de las funciones fisiológicas del cuerpo humano, cualquier disfunción que se produzca en las hormonas causara una serie de trastornos orgánicos que cambiaran y alteraran funciones vitales del cuerpo. Los efectos de esos trastornos se dividen y subdividen en enfermedades muy difíciles de diagnosticar que hasta que no caen en etapas crónicas no se detectan en clínica. Por la tanto, es importante conocer el efecto que las hormonas pueden causar sobre el cuerpo humano, sus síntomas y sus remedios. Ese es nuestro propósito al preparar este pequeño tratado.

Por muchos años, los naturólogos hemos venido observando la gran relación entre el uso de hormonas sintéticas y los problemas cardiovasculares, el crecimiento de quistes endometriales y el aumento en cáncer de senos y de  ovarios en las mujeres que estaban en las llamadas “Terapias de Reemplazo Hormonal”.

Habíamos señalado públicamente nuestra preocupación al respecto ya que los casos que tratábamos en nuestras oficinas, obtenían excelentes resultados cuando aplicábamos el programa alterno de las hormonas naturales y se descontinuaba el uso de hormonas sintéticas.

Cada caso recuperado se convertía en evidencia acumulativa del éxito del cambio y constituía prueba inequívoca del daño de las hormonas sintéticas al sistema reproductivo y mamario de las usuarias del HRT.

No fue hasta el verano de 2002 que se publico el estudio del Instituto Nacional de la Mujer (WHI) confirmando nuestras preocupaciones con evidencia contundente al respecto. El comité actuó de inmediato paralizando la segunda fase de dicho estudio debido a que la evidencia acumulada era más que suficiente para confirmar el daño que estas hormonas estaban ocasionando a sus usuarios.

“En el estudio WHI, los objetivos primarios fueron la prevención de enfermedad coronaria y evaluar la incidencia de cáncer de mama. El estudio encontró que la HRT combinada aumento el riesgo de enfermedad cardiovascular y, con el tiempo, aumento el riesgo de cáncer de mama.”

Nuestra preocupación halló eco en dicho estudio y nos ofreció la evidencia estadística que necesitábamos para sostener nuestras observaciones.

Por: Norman González Chacón

Return Top Page

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: